Publicado por & archivado en Uncategorized.

Escasez de jueces de inmigración

El país está sufriendo una escasez de jueces de inmigración debido a la cantidad de casos que se acumulan cada día. Los 617.000 casos retrasados, junto con la apertura de nuevos casos que se dieron por cerrado durante la administración de Obama, se convierten en una amenaza para los inmigrantes. Actualmente el país tiene 334 jueces, pero estos no son suficientes para atender toda la demanda.

Llama hoy al (619)717-2233 para una consulta legal gratis.

Con la nueva administración el retraso solo ha empeorado. Debido a las estrictas medidas del presidente Donald Trump para los inmigrantes, cada día se reportan más personas detenidas. Algunas de ellas son incluso llevadas a prisión. Desde que el presidente se posicionó, el retraso en las cortes ha aumentado el 28.3% y varias audiencias han sido postergadas hasta julio del 2022.

Los jueces que hay actualmente están manejando un promedio de 1800 casos, cada uno. Esto supone una gran carga laboral y más dureza en las decisiones de cada caso. El tiempo es limitado para exponer cada detalle de los casos de los inmigrantes y los jueces tienen que tomar decisiones rápidas. Mientras todo esto ocurre, el departamento de justicia está pidiendo la agilidad en los procesos y prioridad a los casos nuevos. Las jueces no dan abasto en su labor diaria.

 

Los casos que son “prioridad” ante las cortes

En Estados Unidos la mayoría de lugares para realizar audiencias, exactamente 113 de 200 sitios designados, se encuentran en centros de detención. La razón de esto es que, los inmigrantes que se encuentran en prisión son “prioridad” para el país. Es decir que, mientras una audiencia de un preso ante un juez puede demorar 145 días, para los inmigrantes sin cargos puede tomar hasta 605 días.

Otro motivo que ha permitido el retraso de los procesos de inmigración, es la crisis de hace unos pocos años en Centroamérica. La violencia en el triángulo del norte, compuesto por Guatemala, salvador y honduras, ha traído a miles de mujeres y niños a entrar ilegalmente a los Estados Unidos. Esto supone una escasez mayor de jueces de inmigración, ya que estas personas también encabezan la lista de “prioridad” en las cortes de inmigración.

Los jueces tienen que dar prioridad a unos pocos, mientras los millones de inmigrantes, que no pertenecen a estos grupos, están en la lista de espera. A pesar de que el gobierno ha hecho algunos esfuerzos, como en 2015 cuando ingresaron 79 jueces más de inmigración, esto no ha sido suficiente. El recorte de presupuesto por parte del congreso, junto con la congelación del Departamento de Justicia a la contratación de jueces, desde el mandato de Obama, oscurece cada vez más el panorama.

Este es un momento crítico para los inmigrantes, ya que, la escasez de jueces de inmigración supone riesgos enormes. Durante el tiempo de espera de citación en la corte, un inmigrante puede perder su licencia de trabajo o puede perder el contacto de un testigo importante para su caso, entre otras cosas. Ante la corte, esto puede suponer una desventaja y ocasionar la pérdida del caso de un inmigrante.

Los comentarios están cerrados.