¿Si mi intención es declarame culpable, porque necesito un abogado?

Cuando nos acusan de un delito y efectivamente lo hemos cometido y somos culpables, lo más lógico es asumir la culpa de nuestras acciones perjudiciales. Pero es muy común que te preguntes: ¿Si mi intención es declararme culpable, por qué necesito un abogado?

Un abogado aunque mi intención sea declararme culpable

Cualquier caso de crimen ya sea un crimen mayor o un crimen menor, trae de por si la posibilidad de cumplir largas sentencias en prisión. Contar con un abogado aun cuando seamos culpables permitirá que nuestros derechos (que muchas veces no los conocemos del todo) sean defendidos por un especialista en la materia.

Incluso si declararte culpable es tu intención, tienes derecho a un trato y una condena justa en los Estados Unidos de América y tener un abogado especialista en estos casos es la mejor manera de garantizar que esto se cumpla.

Declararme culpable puede influir en la reducción de la pena final

El tiempo que sea dado a un acusado en la sentencia puede reducirse considerablemente si se acepta la culpabilidad del delito, ya que se está ayudando a resolver efectivamente un caso criminal a asumir la actuación en dicho acontecimiento. Muchas veces inclusive se puede reducir a más de la mitad la condena e incluso optar a la libertad condicional o libertad bajo palabra por la colaboración con las autoridades.

Pero para que esto se pueda lograr es indispensable que se esté bien representado por un abogado que sea capaz de exponer ante un juez el porqué del derecho de la reducción de la pena y que deje bien claro ante el tribunal que no se volverá a cometer otro delito una vez haya sido liberado el criminal.

Declararme inocente o declararme culpable

Mentir ante un tribunal, es decir, mentir a la justicia es de por sí un crimen. Si se ha cometido un delito y estamos conscientes de nuestra responsabilidad en el hecho debemos, siempre en presencia de un abogado que nos represente, decir la verdad. De igual forma si somos inocentes y decidimos declararnos culpables aun cuando no hemos cometido el delito, en ese momento estaríamos cometiendo un acto delictivo. Al declararse la culpabilidad muchas de las veces también se puede evitar ir a juicio, que puede resultar en un proceso estresante para el acusado y para todas las partes involucradas.

Consultar con un abogado antes de realizar cualquier tipo de declaración e incluso estar en presencia de uno mientras lo hacemos es parte fundamental del proceso. Existen casos en los cuales el acusado se puede declarar no culpable que aunque se pueda presumir que estaría declarando su inocencia este no es el caso, ya que presentan entre si diferencias la declaración de inocencia y la declaración de no culpabilidad.

El abogado defensor siempre va a garantizar justicia en el proceso que se esté llevando a cabo. Ir ante un fiscal sin la presencia de un abogado para declararnos culpables implicaría que el fiscal se aproveche de la situación, dando el trato menos justo, ya que está en pleno conocimiento de que al no estar representados por un abogado no conocemos todos nuestros derechos a plenitud. Nadie en la corte tiene la obligación de explicar los derechos que un acusado tiene, ni siquiera el juez, por lo tanto el hecho de contar con una persona especializada que nos ayude, que nos explique y que sobre todo nos represente en fundamental en este tipo de casos. Es nuestro derecho contar con la presencia de un abogado y al ser nuestro derecho entonces debemos aprovecharlo.