¿Necesito que un abogado que me represente aun cuando soy inocente?

Existen muchas personas que son acusadas de crímenes y efectivamente van a la cárcel por delitos que nunca cometieron. El sistema de justicia de los Estados Unidos es uno de los más efectivos del mundo, pero aun así existen casos en los cuales los jurados no llegan a tomar las decisiones adecuadas. Si has sido acusado de cometer un delito seguro te estarás preguntando: ¿Necesito un abogado incluso cuando soy inocente?

Necesito un abogado cuando soy inocente

Para evitar los casos en los cuales las personas inocentes sean apresadas y los culpables anden en libertad, lo más recomendable para que este tipo de injusticia no suceda es siempre contratar a un buen abogado que nos represente en casos criminales.

Si alguien por ejemplo me hizo una falsa acusación y logro demostrar gracias a un buen abogado que soy inocente, la persona que me hizo la acusación puede enfrentar cargos penales debido a un falso testimonio a la justicia. El acusado entonces puede demandar al acusador por de forma maliciosa realizar una declaración que atentaba contra su integridad moral y su libertad.

Si soy inocente de cometer el delito por el que se me está culpando tengo incluso hasta más razones para contratar un buen abogado que demuestre no sólo mi inocencia sino que logre también mostrar que la persona que me acusó estaba mintiendo con propósitos de perjurio y de forma intencional.

Ser acusado de un delito que no se cometió y tener que pagar una condena en la cárcel por ello puede representar una completa e injusta pesadilla. Existen personas que han tenido que cumplir condenas criminales completas siendo inocentes.

Desde todo punto de vista es una situación indebida, si la persona apresada es inocente significa que existe una persona culpable en libertad que puede seguir representando un peligro para la sociedad.

Soy inocente y estoy pagando una condena

Estados Unidos es el país con mayor número de personas en la cárcel del mundo. Se estima que por cada 100000 ciudadanos en el país 698 individuos se encuentran presos, teniendo entonces una población encarcelada que supera los 2 millones de individuos.

Personas inocentes han tenido que pagar condena y pasar incluso 23 años en la cárcel. Aún más lamentable es el caso de personas inocentes que han tenido que pagar con la pena de muerte: de 7482 personas condenadas a muerte desde 1974 y el 2004, el 12,6% fueron ejecutados. De ellos se comprobó luego que uno de cada 25 individuos eran inocentes y estaban siendo condenados de forma injusta

Existe un proyecto en los Estados Unidos denominado “Proyecto Inocencia” que se encarga de monitorear este tipo de casos y ayudar a poner en libertad a aquellas personas que son inocentes. Desde hace aproximadamente 28 años mil setecientas treinta personas han sido liberadas de la cárcel por estar cumpliendo condena por crímenes que jamás cometieron.

Soy inocente: casos de la vida real

Luis Vargas: fue acusado en el año 1999 de cometer tres violaciones, por lo cual tuvo una condena de 55 años en la cárcel de los Estados Unidos. Gracias al equipo de abogados con el que contó, consiguió que su sentencia fuese revocada por el juez, gracias a un análisis de ADN que demostró sin duda alguna su inocencia.

Thimothy Atkins: en el año 1987 fue condenado por asesinado. Una testigo dijo haberlo visto accionar el arma de fuego, gracias al esfuerzo de sus abogados se logró comprobar que la testigo mentía. Logrando de esta forma ser liberado.

Kenneth Marsh: fue condenado por la muerte de un bebe. Gracias a sus abogados se pudo comprobar que la policía había ocultado pruebas que lo exculpaban del delito.

Contar con abogados profesionales y con experiencia es indispensable cuando somos falsamente acusados de un delito que no hemos cometido. Si te has preguntado: ¿Necesito un abogado aun cuando soy inocente? La respuesta es 100% afirmativa.